AG Coffman Gets over $7.2M in Debt Relief for Students

El Procurador General Phil, Phil Weiser, anuncia acuerdos de Protección al Consumidor y medioambientales con Fiat Chrysler y el proveedor de automóviles Robert Bosch por violar reglamentos de emisiones vehiculares con dispositivos de desactivación ilegales en vehículos de diésel

El día de hoy en la ciudad de Denver, Colorado, el Procurador General, Phil Weiser, anunció que el estado de Colorado se ha unido a un acuerdo multiestatal que proporciona millones de dólares en compensación a consumidores del estado de Colorado que compraron o arrendaron vehículos de Chrysler Fiat, los cuales contenían “dispositivos de desactivación” ilegales. Colorado también se unió a un acuerdo multiestatal con Bosch, el cual proporcionó y ayudó a programar el software de dispositivo de desactivación ilegal que Fiat Chrysler y Volkswagen usaron en sus vehículos de diésel. Los acuerdos con Fiat Chrysler y Bosch también proporcionan sanciones civiles de aproximadamente US$ 5 millones al estado de Colorado y pagos de más de US$ 171 millones a 52 jurisdicciones en el país.

“Al hacer trampa en las pruebas de emisiones, Fiat Chrysler engañó a los consumidores de Colorado, dañó al medioambiente y potencialmente obtuvo ventaja sobre otros fabricantes de automóviles quienes si obedecían las reglas. Para apoyar a los negocios responsables, es crucial que hagamos que las compañías rindan cuentas por este tipo de comportamiento irresponsable”, dijo Weiser. “Y por suministrar los dispositivos de desactivación y obtener ganancias de su uso ilegal, Bosch asume responsabilidad por violaciones a las leyes del estado de Colorado. Junto con el acuerdo entre mi procuraduría y Fiat Chrysler, esta acción hace quedar en claro que no toleraremos el comportamiento tramposo y engañoso”.

Fiat Chrysler

El Procurador General Weiser alega que Fiat Chrysler Automóviles N.V., su subsidiario de E. U. FCA US, LLC, su afiliado italiano V.M Motori S.p.A., y V.M. North America, Inc. (conjuntamente, “Fiat Chrysler”) instalaron software de dispositivo de desactivación ilegal y dispositivos auxiliares de control de emisiones ocultos en 2,882 vehículos diésel modelos Jeep Grand Cherokee y Ram, los cuales comprendían los modelos año 2014 al 2016. Fiat Chrysler hizo trampa en las pruebas de emisiones al calibrar el software de los vehículos para ocultar que los vehículos emitían niveles de óxidos de nitrógeno (NOx) superiores a los niveles permitidos en condiciones reales de conducción. Además, Fiat Chrysler engañó a los consumidores al afirmar falsamente que los vehículos Jeep tipo SUV y las camionetas Ram 1500 –catalogados como Diésel ECO– eran ecológicamente responsables y que se adherían a las leyes en todos los 50 estados.

Fiat Chrysler le pagará al estado de Colorado más de US$ 1.8 millones en sanciones civiles en virtud de las leyes de protección al consumidor del estado de Colorado por promocionar, vender y arrendar los vehículos a consumidores de manera engañosa e injusta. Nacionalmente, excluyendo las sanciones por separado que la compañía tendrá que pagar al gobierno federal y al estado de California, se espera que el acuerdo multiestatal resulte en pagos por un total de US$ 72.5 millones a 49 estados, Puerto Rico, el Distrito de Columbia y Guam.

El acuerdo del estado de Colorado también prohíbe que Fiat Chrysler se involucre en prácticas de venta injustas y engañosas, y requiere que Fiat Chrysler cumpla con el vinculado Acuerdo de Litigación Multidistrital (MDL, por sus siglas en inglés) en el Tribunal de Distrito de EU para el Distrito Norte del Estado de California. El acuerdo MDL resuelve las argumentaciones que fueron hechas por un grupo nacional de consumidores afectados. Este acuerdo exige que Fiat Chrysler lleve a cabo lo siguiente: elimine las funciones de dispositivo de desactivación de los vehículos cubiertos; proporcione garantías extendidas a los propietarios y arrendatarios elegibles; y que, junto con el coacusado Bosch, pague a los dueños elegibles una restitución promedio de aproximadamente US$ 2,908 y a los arrendatarios y antiguos propietarios US$ 900. Acuerdos relacionados entre Fiat Chrysler y el Departamento de Justicia de EU, la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, la Junta de Recursos del Aire del estado de California y el estado de California exigen que Fiat Chrysler disponga de 200,000 catalizadores actualizados –con el fin de disminuir la contaminación del aire en el país– cuando estos son instalados por propietarios de vehículos Fiat Chrysler para remplazar sus catalizadores actuales.

Asumiendo que todos los propietarios y arrendatarios participen nacionalmente, esto resultará en una restitución disponible en un total de US$ 307 millones, incluyendo millones de dólares a los propietarios y arrendatarios del estado de Colorado de los 2,882 vehículos afectados.

Los a acuerdos con Fiat Chrysler vienen a continuación de acuerdos anteriores con Volkswagen por equipar, comercializar, vender y arrendar más de 570,000 vehículos de diésel de las marcas Volkswagen, Audi y Porsche, los cuales contenían dispositivos de desactivación ilegales. Bajo esos acuerdos, Volkswagen pagó al estado de Colorado sanciones civiles de más de US$ 14 millones, reparó o recompró los vehículos afectados y acordó en pagar hasta US$ 10,000 en restitución a cada uno de los 11,162 consumidores del estado de Colorado que fueron afectados por el hecho de que Volkswagen hizo trampa en las pruebas de emisiones.

Bosch

Bosch es una empresa de ingeniería multinacional que es reconocida por sus productos de consumo, y también es un proveedor importante para la industria global automotriz. Entre los productos que Bosch suministra se encuentran las unidades de control electrónicas que controlan los sistemas de emisión. Cuando se dio a conocer que Volkswagen, un cliente de Bosch, sistemáticamente utilizaba software de dispositivo de activación en sus vehículos de diésel, varios procuradores generales estatales iniciaron una investigación por separado sobre el papel que Bosch desempeñó en permitir que sus clientes potencialmente violaran reglamentos de emisiones del gobierno federal y estatal. El día de hoy, después que otro cliente de Bosch, Fiat Chrysler, resolvió las argumentaciones de que también empleó dispositivos de desactivación ilegales, el Procurador General anuncia el fin de esa investigación separada sobre la conducta de Bosch.

Weiser alega que Bosch facilitó la implementación del dispositivo de activación en más de 600,000 vehículos Volkswagen y Fiat Chrysler. A pesar de las inquietudes sobre la ilegalidad de los dispositivos que fueron planteadas internamente, a los directivos, y externamente, a Volkswagen y Fiat Chrysler, Bosch continuó ayudando a estos clientes al mismo tiempo que ellos instalaban los dispositivos de activación y ocultaban su mala conducta de los organismos reguladores y del público en general.

Bajo el acuerdo con el estado de Colorado, Bosch pagará al estado de Colorado más de US$ 3.2 millones en sanciones civiles. El acuerdo también exige que Bosch mantenga procesos sólidos para monitorear el cumplimiento del acuerdo y que se rehúse a satisfacer las solicitudes para desarrollar software y programación que pudieran resultar en la instalación de software de dispositivo de activación.

Bajo un acuerdo multiestatal, el cual incluye al estado de Colorado y otras 49 jurisdicciones, Bosch pagará un total de US$ 98.7 millones en virtud de las leyes de protección al consumidor y ambientales. Además, Bosch hará un pago por separado de US$5 millones a la Asociación Nacional de Procuradores Generales (NAAG, por sus siglas en inglés) para fines de capacitación e implementación futura. Bajo los acuerdos MDL relacionados, Bosch también pagará aproximadamente US$ 27.5 millones a consumidores que compraron o arrendaron los vehículos de Fiat Chrysler afectados. Anteriormente, Bosch había pagado más de US$ 275 millones a consumidores que compraron o arrendaron los vehículos de Volkswagen afectados.

  • Date
    29 de enero 2019